Inmersión Corales Naranjas – Punta de la Mona, 27 septiembre 2015, fotos y crónica.

INMERSIÓN CORALES NARANJAS – PUNTA DE LA MONA, 27 se septiembre 2015: Después de la entretenida inmersión en grupo que se realizó en Los Berengueles con los demás compañeros, Tamara, Javier, Alejandro y Pepe Montiel decidieron hacer con la segunda botella que llevaban  una inmersión más, ésta sería para ver los corales naranjas que se encuentran entre 30 y 35 metros en la cara Este  del espolón marino de la Punta de la Mona y José Montiel haría de guía.
  
Se hizo una aproximación aleteando por superficie desde el final de la cala de Marina del Este, entre la calle náutica y las rocas, hasta la última boya blanca que se encuentra dirección a la Punta. Después de sumergirse a las 13:48h, directamente se navegó rumbo a los corales sin demorarse en nada para no cargar el organismo de nitrógeno, al momento se pasó por la virgen y al poco más se llegaba al primer coral situado a 29 metros. Unos 8 metros más de navegación siguiendo el cantil natural de la roca y tras pasar dos corales más, a 32’5 metros de profundidad el equipo de inmersión pudo disfrutar de una pequeña repisa en la roca con corales, cerianthus y gorgonias blancas.
  
La vuelta, en ascensión, con un poco de corriente en contra hasta los 18/20 mtrs. aproximadamente, fue muy controlada para no exceder de los 9mtrs/1′.  
 
Deshaciendo el camino de ida se encontró una pequeña gorgonia morada de unos 15 cm. Al pasar por la cueva de la virgen, el equipo se paró para hacer alguna foto y fue cuando Tamara descubrió en una pequeña grieta, una vaquita de mar. Fue bastante cómico cuando ella intentaba decirle a Javier lo que había visto y que mirara él, ya que ver a Tamara haciéndole los cuernos a Javier y éste que la miraba a cuadros, fue todo un espectáculo. 
 
Continuaba la navegación a playa cuando Alejandro se quedaba con pocos bares en su botella, entonces junto con Pepe que era su binomio, buscaron una roca donde agarrarse para poder realizar bien la parada de seguridad. 
 
Mientras, se quedaban en el fondo observando Tamara y Javier, que continuaron con la navegación subacuática a la vez que Alejandro y Pepe regresaban aleteando en superficie. 

Fue una inmersión muy chula, controlada y gratamente tranquila durante 48′. Se alcanzó una profundidad máxima de 34’4 metros y la temperatura mínima descendió hasta los 17ºC. 
Un buen buceo, con un buen equipo.

Posted by Javier Molina

Docente

Deja un comentario