HISTORIA 

SOCIEDAD EXCURSIONISTA DE MÁLAGA

de 1906 a 1936

de 1938 a 1963

de 1977 a 2006

Pincha para ir a las diferentes partes de nuestra historia

HISTORIA

1ª Parte: Años primeros: de la fundación a la Guerra Civil (1906 – 1936)

Nace, según dice la leyenda, un 9 de septiembre de 1906. En un Café se reunía un grupo, cuya charla se inclinaba hacia el conocimiento de la naturaleza, con muchas ganas de andar y de conocer otros lugares y costumbres. Planeaban durante la semana, el sitio que debían visitar el domingo siguiente, al que iban acompañados de otros amigos y familiares y en cuyos lugares después de conocidos, almorzaban y descansaban. Hay que decir que esta afición al excursionismo estaba muy difundida desde el último tercio del siglo XIX, como demuestra la existencia en Barcelona del Centro Excursionista de Cataluña, el más antiguo de todos de 1876. En Málaga ya había Sociedades como: la Sociedad Económica de Amigos del País, de 1789, la Academia de Ciencias, de 1872, el Liceo de Málaga de 1876, el Real Club Mediterráneo de 1879 y la efímera Sociedad Velo Excursionista de Málaga de 1896.

Se concertó con un lema “Pro Patria” y una bandera (3 franjas horizontales azul, blanca y azul) la bandera de la provincia de Málaga y un escudo.

En el banquete de fundación se reunieron 30 personas, en 1911 ya había 96 socios, todavía lejos de los 595 socios de 1930.

Muchas de las excursiones eran largas marchas a pie que pocos tenían la preparación física para soportarlas, eran puramente deportivas y de esta manera se ascendieron las más altas cumbres de nuestra provincia como la Tejeda y la Sierra de las Nieves y las menores pero de igual interés deportivo. También había un interés por algo que se iniciaba en aquellos tiempos y que parecía tener un gran futuro: el Turismo. Se asiste a los primeros congresos internacionales de Turismo en 1910 de Touluse, 1911 de Lisboa y 1912 de Madrid.

Pioneros en la propaganda turística con el lema “Málaga, Ciudad de Invierno” junto con el Sindicato de fomento y propaganda de Málaga, asociación con la que se compartió local en La Alameda y se editó la revista trimestral “Málaga” en 1913.

Así la Sociedad Excursionista no se contentó con salir al campo, ni en admirar la naturaleza ni en buscar la salud del cuerpo y el deleite del espíritu; sino que también fue realizando una campaña en beneficio de Málaga y ampliando espontáneamente el campo de sus aspiraciones sociales, merced a la cultura y buena voluntad de sus primeros asociados. Así la mayoría de las giras comenzaron a resultar científicas, artísticas e históricas, no siendo extraño ello, dado el número de catedráticos, ingenieros, pintores, poetas, abogados, médicos y demás hombres de

letras, artes, ciencias y de la política que pertenecieron al importante núcleo cultural de la Málaga de la época.

Nombres conocidos en la historia de Málaga como D. Narciso Díaz de Escobar, D. Luis Cambronero, D. Enrique Jaraba Jiménez, D. Francisco y D. Manuel Jiménez Lombardo, D. Julio Rivera Valentín, Dr D. Pablo Lazarraga Ortiz de Zárate, D. Salvador Rueda, D. Galo Ponte Escartín, D. Salvador González Anaya, D. Miguel Such Martín, D. José García Herrera, D. Alfonso Pogonoski Martín, D. Julio F. Ramudo, D. Emilio Baeza Medina, D. Rafael Montañés Santaella, D. Simeón Bartolomé de Diego, D. Manuel Otaola Soto – Cañavate, D. Miguel Costea Bernal, D. Luis Almeida Alcantara, D. Manuel Prados y Lopez, D. Fco Fernández Fermina, D. José Luis Bañares Zarzosa, D. Isidoro Zorzano Ledesma y D. Juan Temboury Álvarez. Y muchos más de gran prestigio fueron miembros de la entidad y aportaron sus cualidades y conocimientos para enriquecerla culturalmente.

La excursionista realizó rutas de turismo y visitas por todos los lugares de interés de la provincia compaginando los recorridos por medio de ferrocarril, automóvil y a pie. La “cueva de Menga”, el Tajo de Ronda, el pantano de El Chorro, El Torcal de Antequera y bastantes rincones más de provincias vecinas como Zafarraya, Medina Azara, fueron objeto de numerosas excursiones, fomentando otras Sociedades Excursionistas como la de Lucena.

Se sobrepasaron los límites geográficos de Andalucía con las excursiones a Paris en 1927, Marruecos en 1928, a Portugal y las exposiciones universales de Sevilla y Barcelona en 1929.

A partir de los años 1925 a 1935 se editaron las famosas Memorias anuales ilustradas donde se daba cuenta de las actividades del año Excursionista que como el año escolar empezaba en Septiembre y finalizaba en Junio. Con Emilio Baeza Medina (1925) se da ese gran ímpetu a la conocida Sociedad, adquiriendo un auge extraordinario, en 1926 unos nuevos estatutos democratizan la entidad que ya admite mujeres como socias de número.

Grandes reportajes en revistas ilustradas de alcance nacional, todavía nos hablan a través de las actuales hemerotecas digitales, de la gran propaganda de excursionismo montañero que se vivía en 1935 y principios de 1936. Pero todo se truncó con aquella terrible Guerra Civil que dividió y diezmó a este país, hasta retrasar en varias décadas el progreso cultural que ya se estaba ganando.

 

2ª Parte: Años 40, 50, 60: de la Guerra Civil a la desaparición (1937 – 1968)

La Sociedad Excursionista de Málaga sobrevivió a la Guerra. Algunos socios murieron otros se fueron al exilio y una gran mayoría que huyó de la ciudad al Campo o a Gibraltar volvieron en cuanto pudieron. Al poco se reanudaron las excursiones, hay pocos datos, una postal de 1939 nos recuerda que en marzo se hizo una excursión a Lucena.

A pesar de los duros años de la Posguerra, la gente quería salir al campo y quitarse tristezas y preocupaciones, había una Sociedad Excursionista que no se paraba y aunque no se editó ninguna memoria han llegado a nuestros días algunas fotos y un folleto de excursión a Sevilla en 1942.

Hasta 1950 no aparecieron las pequeñas revistillas trimestrales, la “Circular”, que nos cuentan las excursiones hechas y por hacer, algunas montañeras, otras de bicicleta, a pie, en “autocars” o en moto (se creó la Sección Motorista), para visitar y conocer los bellos parajes de nuestra provincia y las ciudades y pueblos. También se hizo alguna “gira” a Marruecos o por capitales andaluzas. Fueron presidentes de la Sociedad: Miguel Ojeda Torrecilla, Manuel Gaeta Teruel , Aurelio Camberos Reina , Fco Bravo Olivares, Antonio Ramírez Jaime…

Primaban las actividades culturales: festivales del frente de juventudes, teatro (había una compañía de aficionados que hacía representaciones en el salón de actos), bailes con orquesta en vivo y cantantes, cine cultural, exposiciones de fotografía o pintura, concursos de carteles y la biblioteca circulante”. Actividades que atraían socios y llenaban el salón de actos.

Dentro de los deportes también hubo un torneo de baloncesto en 1954, con las fiestas deportivas de invierno. Algún torneo de ajedrez.

Las actividades festivas tenían muchos adeptos: la caseta en la Feria y en la playa, las famosas fiestas de Noche Vieja, cabalgatas de Reyes magos, donde el rey Gaspar era el presidente o el secretario de la Sociedad. La semana Santa tenía actividades de señoras de mantilla y mesas petitorias para caridad.

A partir de 1963 una nueva junta directiva sin mucho acierto vende el patrimonio de la Sociedad (posiblemente para pagar deudas)y llega la desaparición, se paralizo su actividad y se perdieron los socios y su patrimonio. Según el periodista Julián Sesmero, en un artículo de 1994, dice: “… feneció en medio de una gran indiferencia colectiva”.

 

3ª Parte: Años 70 hasta ahora: de la refundación y el siglo 21 (1977 a 2018)

Sin embargo, desde 1968, se dio en la provincia de Málaga un momento floreciente para los deportes montañeros y espeleológicos. Gente muy joven y animados por la Organización Juvenil O.J.E., e incluso independizándose de esta. Decenas de pequeños grupos de activos deportistas montañeros y sobre todo espeleólogos exploraban la provincia de Málaga y participaban en actividades regionales y nacionales, algún intento de organizar un grupo grande y fuerte se creó el Comité Regional Sur de Espeleología, en 1971 se organiza el 4º Campamento Nacional de Espeleología, en 1972 se hacen las primeras publicaciones, en 1971 se crea el G.E.S donde se unifican los grupos de espeleología y también se crea un grupo de Montañeros que tenía mucha fuerza: el Grupo alpino Pinsapo. Con sus más y sus menos, todos se conocían y a veces se ponían de acuerdo y a veces no: se crea el Espeleoclub de Málaga que desaparece en 1975 cuando se vuelve a unir el GESM.

En 1976 un joven socio, hijo del que fue presidente de la ya desaparecida Sociedad Excursionista de Málaga (Fede Ramírez Trillo) propuso refundar la Sociedad y se iniciaron conversaciones para hacerlo.

Los razonamientos que con más fuerza animaban a organizar a los pequeños grupos de jóvenes deportistas, venían de los espeleólogos, que deben estar bien organizados para poder hacer exploraciones con seguridad y luego poder publicar estos descubrimientos. Este deporte ciencia que tenía en aquellos años tanto por explorar ya que nuestra provincia es una maravillosa zona geológica, además de la facilidad para encontrar nuevas cuevas, por la gran promoción de las no hacía mucho recién descubiertas cuevas de Nerja, con el “Boom” turístico y sobre todo la afición a explorar de los muchachos. Dependían de la Federación de Montañismo (la espeleología era una sección de esta federación) así que se podía admitir a grupos de montañeros que no fuesen espeleólogos.

Todas esas buenas razones hacían de los pequeños grupos de espeleólogos ese “caos a solucionar”, lo que presionó a reagruparse en asamblea provincial a mas de 50 jóvenes que necesitaban algo que les uniese y allí en aquella asamblea de 1976 se habló de la vieja Sociedad Excursionista de Málaga, su antigua fama y sus idealismos de gran Sociedad deportiva y auténtica de Málaga encantó a todos. Así en 1977 empezó de nuevo sus actividades la Sociedad Excursionista de Málaga, unificando los Grupo Alpino Pinsapo GAMP, el Grupo de Exploraciones Subterráneas de Málaga GESM, federados en la Federación Española de Montañismo. Se crean las secciones de Espeleología y Montañismo que eran las únicas actividades de aquel momento. El excursionismo es algo de la Sección de Montaña. Siempre había alguna cueva “para todos los públicos” donde se podía hacer una excursión (la de Doña Trinidad hoy cueva de Ardales)

Casi todos los socios menores de 30 años y mayores de 13, pocas chicas solo las valientes hermanas de los socios y algunas novias.

En el año 1980 entra, en la juvenil sociedad, el esquí y el submarinismo. El esquí era una actividad poco conocida en Málaga pero aquellos jóvenes que tenían aficiones montañeras y hacían el servicio militar, obligatorio en aquellos tiempos, se apuntaban voluntarios a los destacamentos militares de montaña o fuerzas especiales donde esperaban poder practicar su deporte favorito y aprender a esquiar era una meta. Al principio eran 8 socios pero las actividades de promoción de cursos de esquí gratuitos y el autobús blanco que todos los domingos de la temporada llevaba a esquiar de un modo económico a tantos jóvenes de nuestra ciudad crearon el primer club de Esquí de Málaga.

Otra historia eran las actividades subacuáticas, todo surgió de un gran aficionado malagueño, Manuel Martín Hurtado, que conoce a uno de los miembros de la junta directiva a través de una tienda de fotografía. Le invitan a que proyecte una de sus películas, en Súper- 8, siendo presidente José Antonio Pérez Berrocal, en aquel local de un primer piso en calle Coronel frente a la iglesia de San Juan. La interesante proyección y charla de las experiencias de este hombre de 52 años que venía de vuelta de crear un club de buceo en Málaga, que no tuvo mucha ayuda para continuar (Club Alborán de Actividades Subacuáticas) y que seguía con la ilusión de montar uno. Se le anima a crear la Sección de Actividades Subacuáticas de la Sociedad Excursionista de Málaga y después de aquel verano se organiza el primer curso de buceo con una gran participación 34 aspirantes a buceadores escafandristas deportivos, mientras se prepara el 75 aniversario de la vieja Sociedad, con el nuevo local alquilado en Plaza

Arriola, un piso antiguo y abandonado con mucho que arreglar, con espacio para los muchos socios que aparecen llamados por las nuevas actividades.

Preside José Francisco Ganfornina Moreno (1981) al que le toca organizar el 75 aniversario, con una revista conmemorativa, lo que le cuesta su dimisión, continua el Vicepresidente José María Gutiérrez Romero y de las nuevas elecciones sale Pedro Cantalejo Duarte (1982), que nos hace cambiar de local, ya que los dueños del piso que se alquilaba, subían el precio del alquiler sin piedad.

Luego la progresión de la exploración espeleológica requiere nuevas técnicas llegan los espeleobuceadores. Algunos socios montan su propio grupo con sus propios medios.

La etapa de Pedro Cantalejo trajo nuevas actividades excursionistas y llegada de nuevos socios, estudiantes de historia, futuros arqueólogos que se inician en la espeleología, las cuevas tienen interés por la prehistoria y sus pinturas rupestres. Se crea la Sección de Arqueología dentro de la de Espeleología.

Pedro Cantalejo, decidido divulgador de la historia organiza las excursiones “Conozca nuestra provincia” en autobús para recorrer monumentos arqueológicos de nuestra provincia. También se organizan, desde la Sección de Actividades Subacuáticas, campañas de Arqueología Submarina, pioneras en la provincia.

Muchas noticias en los diarios locales hablan de las pequeñas pero novedosas actividades de la añosa y siempre joven Sociedad Excursionista, siempre había alguien que recordaba haber sido socio de niño, sus padres o sus abuelos fueron socios de la Excursionista, que ya era algo de jóvenes.

Con cierta famosa tienda de Madrid que llega a Málaga se promociona el Esquí en una pista artificial de la Alameda. Se crea la Federación Malagueña de Esquí, presidida por José María Gutiérrez Romero.

La Sección Subacuática era muy polémica por su actividad de Caza Submarina entre los montañeros ya que estaban en contra de la Caza como actividad deportiva. Pero puso el pabellón deportivo del buceo en Málaga en lo más alto, con el curso de buceador deportivo record de participantes, con sus competiciones de orientación subacuática: campeones de Andalucía 1981 y 1982; de España en participante femenina en el año 1981 y 4ª en Copa de Europa (Mercedes Martín Ruiz). Campañas de Arqueología submarina, primeras en Málaga, Campeonato regional de caza submarina y una Expedición biológica a la isla de Alborán en 1983.

En 1981 el Grupo de Espeleología consigue el 1er premio de investigación Gobierno Civil Málaga con un estudio de la Cueva de Nerja.

Se descubrieron y se hicieron grandes estudios en cuevas con pinturas rupestres y yacimientos arqueológicos de gran importancia: Navarro 4, Gran Duque, Cueva del Tesoro, Malalmuerzo, etc…

Record del mundo de espeleología, en 1982 y 1983, de profundidad en cuevas de sal en Argelia.

Aunque hubo algo de polémica por la única actividad de Espeleología que era la de Arqueología, eso y la profesionalización de algunos, forzó la dimisión de la junta directiva. Nuevas elecciones y queda presidiendo Fernando Marcos Fernández (1984), este se centro en el potencial de juventud de la Sociedad, se solicitan y conceden las primeras subvenciones para Asociaciones Juveniles de la Junta de Andalucía.

Record de África en longitud de cuevas con Wit – Tandoum 1979, 1985. Record de Andalucía en buceo en sifones en 1985.

Es un grave accidente de espeleobuceo en 1985 el que da un vuelco en la Sociedad Excursionista, todos los periódicos, radios e incluso televisión hablaron de esta Sociedad y de esta peligrosa actividad deportiva, pero mueren 2 emblemáticos socios que hacen tambalear la continuidad de las actividades. La tristeza y desconsuelo por la pérdida de José María Gutiérrez, Presidente de la Federación Andaluza de Espeleología y de la Malagueña de Esquí, explorador de la antigua Sociedad Excursionista de Málaga, joven espeleobuceador e incansable buscador de recursos de la Sociedad, de la que era socio refundador y protector. Y de Federico Ruiz Ortiz socio fundador del grupo de Espeleología, pionero del espeleobuceo y carismático amigo de todos.

El Ayuntamiento de Málaga, a través de su alcalde (Pedro Aparicio) y por petición de la madre del malogrado José María Gutiérrez Romero, concedió un nuevo local a la Sociedad Excursionista de Málaga, el abandonado cuartel de la guardia civil del barrio El Limonar. Un edificio en ruina que conocía y había solicitado este desaparecido socio, que fue policía municipal. El edificio pasó a llamarse Centro Cultural José María Gutiérrez Romero.

Con el traslado en mayo de 1986 al nuevo y actual local, las actividades no pararon aunque ralentizadas, aquel mismo verano, con la muerte de otro socio carismático, el presidente de la Sociedad Fernando Marcos, con él se había consolidado el buen hacer de la deportiva Sociedad Excursionista, se consiguieron las primeras ayudas económicas para asociaciones juveniles y la organización de las obras de reforma del viejo local concedido por el Ayuntamiento de Málaga, ya que como ingeniero y director de una empresa constructora se tuvieron todos los materiales y asesoramiento para la restauración de aquel edificio histórico (de 1921 diseñado por Fernando Guerrero Strachan) que estaba prácticamente en ruinas.

Eran tiempos de crisis económica y no había subvenciones ni ayudas para arreglar aquel local enorme, todo el trabajo se hizo por socios con tiempo libre y el dinero de sus cuotas. Tomó la presidencia Salvador Burrezo Díaz (1986), que se empeñó en arreglar el edificio de la forma más económica con seguridad y buscando el compromiso de todos para seguir las actividades deportivas, las más importantes.

Luego se sucedieron presidentes como Rafael Navarro Mármol (1988), Manuel Ferrer Martínez (1992), Federico Ramírez Trillo (1995), Juan Antonio Durán Aranda (1998).

En este local desaparecieron secciones como la de Esquí, nacieron nuevas como la de Cicloturismo y Piragüismo. Casi desaparece la de Subacuática por las dificultades técnicas que

suponían el arreglo del local y las dificultades de promoción del submarinismo, con problemas legales para realizar cursos de buceo, algo que se arregló en 1988. Años en que se constituyó la Sección Juvenil ya que los socios fundadores empezaban a hacerse mayores, al pasar de 30 años. Con los nuevos presidentes más autonomía a las secciones, se renombran las secciones de espeleología como GES y de montaña como el Grupo Alpino Pinsapo.

El Grupo de Piragua, nace en 1987, por iniciativa de José Orellana Duate, espeleólogo con inquietudes de explorar un nuevo deporte para él y sin nada para empezar se organiza un grupo de amigos y pocos medios. Las primeras piraguas se estrenan un 10 de enero y el primer curso de iniciación el 23. Un año después se organiza dentro de las Fiestas deportivas de invierno, el 1er trofeo Ciudad de Málaga de piragüismo. Pronto se crearía con un gran equipo de competición, luego llega el turismo náutico y el equipo de aguas bravas.

Y la Sección subacuática ya no practica la pesca o caza submarina. Nacen actividades de competiciones de Orientación en montaña, las efímeras secciones de Paracaidismo y Vuelo libre. Como dijo Federico Ramírez en 1995 “Dominábamos la tierra y el mar ahora ya dominamos también el cielo”.

Record Guinnes y del mundo en espeleobuceo, a más de 1000 mts de profundidad en Sima Gesm (1990).

De aquellos años empiezan los campeonatos de Escalada en Roca y de nuestro GAP sale un gran deportista Bernabé Fernández que llega al máximo nivel nacional, abriendo vías de los máximos grados en El Chorro y El torcal. La competición en Espeleología da triunfos a nivel Andaluz con equipo infantil y femenino.

Nuevos socios y nuevas actividades en busca de la captación de subvenciones, intentos de transformación de las estructuras políticas de la Sociedad, para acomodarlas a tiempos de empresas de ocio bajo la presidencia de Manuel Ferrer Martinez, que no acaban de cuajar.

Se renueva el escudo social. Nuevos estatutos para amoldarse a las nuevas leyes del deporte (hay que quitar la palabra “cultural” por los requisitos de los nuevos estatutos deportivos). Tiempos de grandes fiestas de boda, los socios se casan, y de Fin de Año.

Se pudo contratar administrativa profesional. Las subvenciones son esporádicas, siguen siendo las cuotas de los socios las que mantienen económicamente esta Sociedad.

El Grupo de Piragua con su sección de Turismo Náutico organiza viajes en busca de ríos por España, Europa y Marruecos. En competición una joven deportista llega a subcampeona de Andalucía y es seleccionada para el equipo olímpico.

Llegamos al siglo XXI con una institución sin ánimo de lucro y de actividades deportivas y sociales exclusivamente para socios. Tiempos de Travesías de Resistencia y de Competiciones.

Nuevas secciones que siguen ampliando las ambiciones excursionistas de los socios, la Sección Familiar (infantil y juvenil) – Multiactividad y la de Atletismo (2003).

Y un día llegó el centenario, 2006, seguimos en nuestro magnifico local que fue restaurado parcialmente por el Ayuntamiento: tejados, patio, servicios y accesos adaptados a minusválidos. Se preparan grandes actividades: record de altura en Himalaya y profundidad en la Sima del aire de la Serranía de Ronda, Curso de buceo adaptado para Sordos, una gran fiesta y acto solemne con la presencia del alcalde (Francisco de la Torre) y otras personalidades deportivas.

Entra en crisis el Grupo de Piragua, era imposible superar los grandes triunfos de organización y deportistas de años atrás, ni siquiera igualar. Hay nueva sección: el Grupo de fotografía (2009).

En 2013 hay una nueva junta directiva encabezada por Ángel López Maldonado, con él aparecen actividades como los equipos de travesías infantil y juvenil quedando campeones de Andalucía en 2013 y 2014, el equipo de travesías de la Sociedad Excursionista de Málaga es campeón de Andalucía en 2015. Nueva actividad de montañismo, la Marcha Nórdica y se organiza la 1ª Copa Andaluza en 2017. En colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, nacen las Travesías Senderistas Ciudad de Málaga en 2013, 2014, 2015, 2016. Se reactivan las excursiones culturales.

En 2016, se hace homenaje a José María Gutiérrez Romero “30 años recordándole” en agradecimiento por su legado, el magnífico local que es nuestra sede, que fue restaurado por aquellos socios de 1986 – 1987 y se convirtió en el Centro Cultural con su nombre.

Actualmente desde 2017 se renueva la junta directiva con el actual presidente, Francisco Crespo Fuillerat.

A pesar de todas las vicisitudes históricas, la Sociedad Excursionista de Málaga ha pervivido a lo largo de los años (la más antigua Sociedad Excursionista de España, después del Centro Excursionista de Cataluña de 1876 y la Agrupación Científico – Excursionista de Mataró de 1898) Con sus records y sus fluctuaciones de personas que sin remuneración alguna trabajan por esta Sociedad, por nuestros deportes y por Málaga. Son 112 años de historia y confiando en que siga existiendo muchos años más.

Scroll Up